miércoles, 25 de noviembre de 2015

Cupcakes (sin gluten) de chocolate y fresa



¡Ya estoy aquí de nuevo!

Uffff... No os imagináis la cantidad de recetas que quiero hacer, pero el tiempo me falta. Ahora lo que toca es estudiar, porque antes de que nos demos cuenta... ¡ya es enero! (Bueno sí, soy un poco exagerada, pero los que estudias en la universidad, como yo, ya conoceréis esta expresión. Jaja... Que lo vas dejando y dejando... y cuando te quieres dar cuenta ya estas allí).

¡Ahh! Y no sabéis lo peor... Y es que estoy súper triste. ¡Porqué no puedo correr! Hace un par de semanas me empezó a doler el interior del talón, y como soy tan “lista”, seguí corriendo. Pero no correr en plan tranqui, sino que corrí series, y aunque después estuve todo el día con el dolor en el talón, no tuve suficiente. Así que al día siguiente, otra vez fui a correr, y ya no pude más. Tuve que parar un par de días, pero no se me pasaba, jooo... Y yo quería correr... Así que en mi desesperación por correr, se me ocurrió ir al médico (un poquito de reposo, y me dirá que a correr, que no es nada, ilusa de mi). ¡Qué va! ¡15 días! ¡15 días más sin correr! Ya añadidos a los que llevaba... Al parecer, debe ser una tendinitis en el tendón del talón o una fascitis plantar. En fin, que debo reposar y NO CORRER en 15 días. Y no os imagináis lo triste que estoy, ¡qué yo quiero correr!

Bueno, la ventaja que tiene es, que como ahora tengo tanto tiempo libre, no hago más que mirar recetas y experimentar cosas que quiero hacer. Para que os hagáis una idea, me he picado con los ferrero, y quiero conseguir hacerlos, pero lo unico que me falta es lograr hacer la galletita que tienen dentro igual, y no sabéis lo que me está costando. Además, no contenta con eso, me he sumergido en la difícil tarea de conseguir el panettone perfecto sin gluten. Ahora mismo está en proceso, así que ya os iré contando que tal va.

En fin, olvidando mis penas y preocupaciones. Lo que en verdad quería contaros son los deliciosos y maravillosos cupcakes que le hice a mi prima para su cole :). ¡De chocolate y buttercream de fresa! Con una decoración genial, donde probé por primera vez a usar en la manga 2 colores y quedó chulisimo.
Y ya, sin más esperas, ¡aquí tenéis la receta!

Por cierto, también eran sin gluten, jeje.

CUPCAKES DE CHOCOLATE Y BUTTERCREAM DE FRESA

Ingredientes:
Para el bizcocho:

  • 90 g de mantequilla
  • 140 g de azúcar
  • 2 huevos
  • 80 g harina de Mix Dolci de Schar
  • 75 g harina de arroz
  • 40 g cacao en polvo sin azúcar
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita de levadura
  • 125 ml de leche
  • 1 cucharadita de goma xantana
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

 Para la crema:

  • 250 g mantequilla ablandada
  • 350 g icing sugar
  • 2 cucharadas de extracto de fresa
  • 2-3 cucharadas de leche


Preparación:

Como imagino que ya lo adivinaréis, primero pesamos los ingredientes y colocamos las cápsulas en la bandeja. Encendemos el horno a 180 ºC y nos ponemos manos a la obra.

Mezclamos las harinas con la levadura, el cacao en polvo, la goma xantana y el bicarbonato. Tamizamos y reservamos.


En otro bol, batimos la mantequilla hasta que tenga una textura cremosa, y vamos añadiendo el azúcar, hasta que se integren bien, y la mezcla se aclare. Añadimos los huevos, uno a uno, batiendo hasta que se incorporen  y obtengamos una mezcla esponjosa.







Cuando está lista, vamos agregando la mitad de la mezcla de harina y batimos a velocidad baja hasta que se mezclen bien.
 
















A continuación, añadimos la leche y el extracto de vainilla, y vamos mezclando para que se integren bien. 







Cuando está bien mezclado, ponemos la otra mitad de la harina y mezclamos a velocidad baja, hasta que la mezcla sea homogénea.




 
Repartimos la mezcla en las cápsulas y horneamos 22-25 minutos, o hasta que el palillo nos salga limpio. Dejamos enfriar en la bandeja 5 minutos y después los pasamos a una rejilla, hasta que se enfríen por completo.











Para preparar la crema, tamizamos el icing sugar y lo ponemos en el bol, junto con la mantequilla (cortada en daditos y blandita), el extracto de fresa y la leche.
Recordar... ¡cubrir el bol! (O tendréis que limpiar azúcar y mantequilla por toda la cocina). Batimos a velocidad baja hasta que el azúcar se ha integrado en la mantequilla y vemos que va adquiriendo un tono rosita. Después, subimos la velocidad (media-alta) y batimos hasta que adquiere una textura cremosa y consistente. Y... ¡lista!






Para esta decoración, use unos buhos de fondant que hice el día de antes, y unos libritos rápidos, abiertos y cerrados, ya que eran para el cole. Además, teñí la buttercream de azul clarito y moradito, y puse las 2 mangas dentro de otra manga pastelera y los fui decorando con una boquilla estrellada.


¡Y aquí tenéis el resultado de mi trabajo! :D


Espero que los disfruteis y los hagáis con los más peques, que son muy divertidos y fáciles de hacer.

Un beso muy grande y, otra vez más, muchisimas gracias por leerme. No dejéis de experimentar en la cocina. 

Vuestra científica loca, Rocío. ;)