miércoles, 3 de febrero de 2016

De nuevo por aqui, y tarta de zanahoria y crema de queso (sin gluten)

¡¡¡Por finnn!!!
¡Ya estoy aquí de nuevo! Perdonar por la falta de recetas durante todo este tiempo, pero es que entre las fiestas y el trabajo... ¡Ahh! ¡Feliz navidad, año nuevo y reyes! Jejeje, todo junto. Bueno no tengo escusa, me diréis que algún ratillo podría haber sacado... Alguno saque sí, pero entre probar nuevas recetas y preparar los exámenes, la verdad es que lo que podía sacar era para descansar.
Y encima sigo sin poder correr, cada día me duele más el talón y aún no se que tengo, hasta la semana que viene no me dicen nada, en fin, que todo lo que tenia ganado ya no me servirá de nada. Otra vez a empezar de nuevo...
Así que ya veis, tampoco es que haya estado tocándome la tripa (bueno, alguna vez).
En fin, que ahora tengo otro problema, y es que entre tantas recetas que tengo no se cual poneros. Por lo que he decidido, dejar las de navidad de este año para ponerlas el año que viene mejoradas (a no ser que las queráis ya, si es así decírmelo y las pongo). Y ahora os pongo una creación de la que estoy super orgullosa, y que es un peligro en la cocina, porque, sinceramente, es imposible resistirse: TARTA DE ZANAHORIA Y CREMA DE QUESO (gluten free, of course). Se la hice a mi padre por su cumple, por eso lo de la decoración (le encanta la caza).
Bueno y ya no me enrollo más, aquí os la dejo. Recordad que os he advertido de que es peligrosa.



TARTA DE ZANAHORIA Y CREMA DE QUESO (sin gluten)


Ingredientes (la hice x2):

Para el bizcocho:
  • 150 g harina ADPAN repostería
  • 60 g harina arroz
  • 1/4 cucharadita de goma xantana
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 2 cucharaditas de canela en polvo
  • 3 huevos
  • 180 ml aceite de oliva
  • 225 g zanahoria limpia
  • 210 g manzana limpia
  • 90 g pasas
  • 180 g azúcar blanco
  • 50 g nueces picadas

Para la crema de queso:
  • 125 g mantequilla a temperatura ambiente
  • 300 g icing sugar
  • 125 g de queso cremoso (tipo philadelphia) frío
  • 3 cucharadas de leche

Para la buttercream:
  • 300 g mantequilla a temperatura ambiente
  • 300 g icing sugar
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • Colorantes

Preparación:
Precalentamos el horno a 180 ºC. Untamos bien el molde con mantequilla.


Tamizamos las harinas con la goma xantana, la levadura y la canela, y reservamos en un bol. Aparte, rallamos la zanahoria y la manzana. 


En otro bol, batimos los huevos hasta que estén bien esponjosos, y añadimos el azúcar y el aceite. Poco a poco vamos incorporando la harina (yo en este caso, conforme la iba echando, la volvía a tamizar).


Obtendremos una masa homogénea y bastante dura, difícil de manejar; pero no os preocupéis, que cuando le añadimos el resto de ingredientes, adquiere una esponjosidad y textura… que más vale que la metáis en el horno (¡está deliciosa!). 


Con ayuda de una espátula, agregamos la zanahoria y la manzana rallada. En el momento que tenemos todo bien mezclado, añadimos las pasas y las nueces. Ya veis que la masa ha cambiado, cuando tenemos todo bien integrado, repartimos la masa en los moldes que queramos hacer y la metemos al horno (ya veréis como poco a poco, notáis un olor delicioso).

Hornearemos unos 30 minutos, o hasta que, al pincharlo, el palillo salga limpio. Después de sacarlo, lo dejaremos enfriar unos 5 minutitos en el molde y luego los pasaremos a una rejilla. 
Cuando los bizcochos están fríos, ya podemos montar nuestra tarta. Para ello, lo primero es preparar la crema de queso, que usaremos para el relleno y para la capa sujeta-migas, que nos cubrirá toda la tarta.
En el bol de la batidora, tamizamos el icing sugar y lo batimos, a velocidad baja, con la mantequilla (recordad, siempre tapado). Cuando el azúcar y la mantequilla se hayan mezclado, aumentamos a velocidad máxima, hasta que estén bien integrados. Obtendremos una mezcla blanca y esponjosa, añadimos el queso, que tiene que estar frío, y la leche; seguimos batiendo, primero a velocidad baja, y luego a velocidad máxima. Contra más batamos la mezcla, más consistencia tendrá nuestra crema. No olvidéis, que al llevar queso, tiene que conservarse en la nevera; por ello, si ponéis fondant, o la montáis el mismo día (para que el fondant no pase mucho tiempo en la nevera), o la metéis en una caja de cartón (así, el cartón absorberá la humedad y no afectará al fondant). 

Una vez que tenemos la crema de queso, rellenamos la tarta, le ponemos la primera capa de sujeta-migas y la metemos unos 20 minuticos en la nevera, para que se endurezca un poco. Pasados estos minutos, la sacamos y le ponemos la segunda capa de sujeta-migas. Volvemos a meter en la nevera.
Mientras se endurece la crema, preparamos la buttercream. Intentar pensar que decoración haréis, para hacer una cantidad razonable, y que no os pase como a mí, que me sobró un montón (bueno, es que no quería quedarme corta y la doble).
Es casi lo mismo que antes, en el bol de la batidora, tamizamos el azúcar y lo batimos, a velocidad baja, con la mantequilla (tapado con un trapo). Cuando el azúcar y la mantequilla se hayan mezclado, aumentamos a velocidad máxima, y batimos unos 5 minutos; hasta que obtenemos una crema clara y cremosa. Añadimos el extracto de vainilla y batimos un poco más. Si lo vais a hacer todo de un solo color, podéis poner también el colorante aquí, si no, tendréis que hacerlo a mano.
Bueno, y ya solo queda, poneros manos a la obra, ¡dejad volar vuestra imaginación!


Espero que la podáis hacer pronto, para que podáis probarla.


Os informo que estoy obsesionada con los panes hace tiempo, jeje, así que mis próximas recetas serán de pan. Y, hablando de pan, os dejo que tengo que hornear uno...
Un beso muy grande de chocolate para todos, y hasta la próxima.