domingo, 25 de septiembre de 2016

Sorbete/helado de mango sin gluten



¡Hello, helllo!

¿Cómo habéis empezado septiembre?

No os preocupéis... ¡qué ya se pasa!

Y por eso, y para despedir con buen sabor los últimos días de calorcillo que nos queden, os traigo una deliciosa receta de mango.

Aprovechando con ella, mi participación en el "Reto dis-fruta", que organiza Lidia, en su blog "Nunca es demasiado dulce".

Bueno, es una receta super sencilla, que podéis tomar como sorbete o como helado, y con la que podréis sorprender a todo el mundo con ella. ¡Ya que está deliciosa!

Si os vuelve loc@s el mango, esta es vuestra receta perfecta.

¡Está increible!

Y el sabor a mango es super fresco e irresistible.

Vamos, que tenéis que hacerla yaaaa.

Asi que... ya estáis apuntando.

HELADO/SORBETE DE MANGO (Sin gluten)

Ingredientes:

  • 3 mangos grandes y maduros
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 50 g de miel/miel de caña
  • 700 ml de nata para montar (o si lo preferís, 500 ml de nata, y 200 ml de leche)
  • 240 g de azúcar blanco/moreno
  • 1-2 gotas de extracto de menta (opcional)


Preparación:

En una cazuela, mezclamos el azúcar, la nata y la miel. Calentamos a fuego medio, removiendo con frecuencia, hasta que esté caliente, pero sin que llegue a hervir.

Retiramos del fuego y reservamos.

Colocamos los mangos y el zumo de limón en el vaso de la batidora, y lo trituramos muy bien.

(Si queréis, podéis reservar unos trocitos pequeños para añadirlos luego.)



Cuando tenemos los mangos bien triturados añadimos la mezcla de nata, miel y azúcar, y removemos bien.

Añadimos el extracto de menta y seguimos mezclando.

Dejamos reposar en la nevera como mínimo 8 horas.

Pasado este tiempo, removemos un poquito y lo vamos echando en la heladera poco a poco. Dejaremos que se vaya haciendo durante una media hora.

¡Y listo como sorbete!





Si lo preferís como helado, ponerlo en un recipiente apto para el congelador y dejarlo unas horitas.

Si no tenéis heladera, una vez que ha reposado, ponemos la mezcla en un recipiente apto para el congelador y la metemos en él durante una media hora. Luego, la sacamos y volvemos a remover.




Introducimos de nuevo en el congelador durante 1 hora, removemos y ya estará listo para servir. Si lo queremos como sorbete, sino, lo dejamos en el congelador más tiempo.

(Contra más repitáis este paso de congelar y remover, más cremoso saldrá el helado).

Si lo queréis tomar como sorbete y quedar de maravilla, servirlo con una base de galletas trituradas y unas virutitas de chocolate.


¡Sorprenderéis a todos con este delicioso postre!

Y... Qué mejor forma de comer fruta, ¿no?

Porque está deliciosa.

Un beso enorme a tod@s.

¡Y hasta la próxima receta! Que aún no sé que será...

Disfrutad de los días de calorcillo, que ya queda poquito.


"El invierno es una aguafuerte, primavera una acuarela, un óleo de verano y otoño un mosaico de todos ellos" Stanley Horowitz.