sábado, 15 de octubre de 2016

Cupcakes sin gluten de rosas negras (calabaza y red velvet)

¡Hola a tod@s!

¿Truco o trato? Jaja...

¿Ya estáis preparando todo para Halloween?

Ánimo chic@s, que ya queda poquito.

Por eso, para que los podáis hacer con tiempo, y los preparéis muy bien, os traigo esta deliciosa receta de cupcakes sin gluten de calabaza y red velvet. Así, ya no tenéis escusas de no poder hacerlos. Jaja... Porque... ¡Hay tiempo de sobras!

Los he bautizado como rosas negras por la decoración, que me quedó preciosa.

¿No creéis?

Y entre nosotros... ¡están terroríficamente deliciosos!

Éxito asegurado para la noche de Halloween, sobre todo para los peques. Ya que son tan fáciles de hacer que los podéis hacer con ellos.

Así que... ¡corre! ¡apunta los ingredientes que necesitarás!

Y a disfrutar...

CUPCAKES DE ROSAS NEGRAS (CALABAZA Y RED VELVET)

Ingredientes (24 unidades):

Para el bizcocho:

  • 350 g de harina de arroz
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 2 cucharaditas de bicarbonato sódico
  • 4 cucharaditas de canela
  • 1/2 cucharadita de jengibre
  • 1/8 cucharadita de goma xantana
  • 4 huevos
  • 240 g de azúcar moreno
  • 180 ml aceite de oliva
  • 400 ml de puré de calabaza + 2 chorros de leche
  • 1/2 cucharadita de colorante de red velvet (si lo queréis más intenso añadir un poquito más)


Para la crema:

  • 250 g de queso de tipo Philadelphia
  • 250 g de mantequilla a Tª ambiente
  • 700 g de icing sugar
  • 3 cucharadas de puré de calabaza
  • Colorante rojo y negro


Preparación:


Después de haber pesado todos los ingredientes, tamizamos la harina con la levadura, el bicarbonato, las especias y la goma xantana. Reservamos.

Precalentamos el horno a 180ºC.

Mientras, en otro bol, batimos los huevos, hasta que estén con burbujitas y añadimos el azúcar y el aceite.




Cuando ya están bien mezclados, incorporamos el puré de calabaza, y seguimos removiendo, hasta obtener una masa homogénea.





Luego, vamos incorporando la mezcla de harinas poco a poco, para que se integre bien. En este momento, si usáis una batidora de brazo, podéis aprovechar para rellenar las bandejas de cupcakes con las cápsulas.




Apartamos un poco menos de la mitad de la masa, le añadimos el red velvet, y vamos mezclando hasta que se integre todo muy bien.




Rellenamos las cápsulas para cupcakes, alternando las 2 masas, más o menos hasta un poquito más de la mitad. Y con la ayuda de un palillo mezclamos un pelín, para que los colores se entremezclen.



Para una mejor distribución de la masa, damos unos golpecitos y meneítos a la bandeja para que la masa se reparta bien por las cápsulas y se asiente mejor.

Metemos en el horno y horneamos durante 20-25 minutos, o hasta que estén doraditos y el palillo salga limpio.

Los sacamos y los dejamos enfriar 5 minutos en la bandeja del horno. Después, los colocamos en una rejilla para que se enfríen por completo.

Ahora ya podemos preparar la crema de queso.

Para ello, ponemos en la batidora la mantequilla (cortada en daditos) con el azúcar glas (tamizado previamente) y el puré de calabaza.


Pero... ¡Recordad!... No os olvidéis de cubrir el bol, si no queréis cubriros de azúcar enteritos.

Batimos a velocidad baja al principio, y la vamos aumentando conforme se van integrando los ingredientes.

Después de mezclarlo todo bien, añadimos el queso, que tiene que estar bien frío, y batimos unos minutos hasta que esté blanco y cremoso.

Separamos una porción de la crema y la teñimos con el colorante negro.

El resto, lo teñimos de rojo.

En una manga pastelera, echamos la crema teñida de negro y la esparcimos por todas las paredes de la manga, intentar que no quede muy fina para que se note más. Y en el centro, echamos la crema teñida de rojo. Dejamos reposar un ratito en la nevera.

¡Y ya podemos decorar nuestros cupcakes! Para ello, lo primero es cubrirlos un poco con la crema teñida de rojo, para que se disimule un poquito el bizcochito, y después los decoramos con la manga.

Para ello empezamos en el centro y vamos haciendo una espiral hacia afuera, de esta manera obtendremos nuestra rosa negra.

¡Ya veréis que satisfacción os dará conseguir vuestra primera rosa!


Además, podemos hacer algunas figuritas de fondant de Halloweeen y crear una decoración más "terrorífica"...


¡Y a disfrutar de vuestros terroríficos cupcakes de rosas negras!

Sí, lo sé, la decoración mola mucho. Jijiji...

(Ya sabéis que como llevan queso debéis guardarlos en la nevera)

Espero que disfrutéis mucho de este Halloween y que hagáis estos terroríficos cupcakes.


Muchos besos a tod@s... ¡y hasta el próximo post!

¡Feliz Halloween!



"Halloween es la noche ideal para asustar a alguien, pero ten cuidado, que al final tu puedes ser la víctima. ¡Feliz Halloween!" Anónimo.