lunes, 11 de abril de 2016

Pan crujiente con queso gruyere (sin gluten)

¡Hello, hello!

¿Cómo estáis mis queridos panaderos?

¡Uff! Por fín tengo un ratito para poder escribiros. Siento haber tardado tanto desde la última receta, pero casi no he tenido tiempo de nada.

Bueno, para no enrollarme mucho voy directa a la receta. Mejor, ¿no?

Hoy os traigo un pan super bueno, y más para aquellos amantes del queso. Es, relativamente, fácil de hacer, pero requiere muchísima paciencia. Por eso os aviso, que no lo hagáis con prisas, mejor con calma.

Con esta receta, finalizamos el bloque de panes, y comenzamos con el de las galletas y cookies. Esto es solo para iros poniendo todas las recetas que ya tengo hechas, y que no se me quede ninguna por allí perdida.

Y ahora sí, aquí tenéis las receta. ¡Disfrutarla!

PAN CRUJIENTE CON QUESO GRUYERE (Sin gluten)

Receta para panificadora

Ingredientes:

  • 400 ml de agua templada
  • 100 ml de leche
  • 25 g de levadura fresca de panadería (1 nuez)
  • 15 g de miel
  • 100 g de harina Mix B de Schär
  • 200 g de harina panificable Proceli
  • 100 g de harina panificable Beiker
  • 50 g de harina de trigo sarraceno (bauckhoff)
  • 50 g de almidón de yuca (yoki)
  • 1/2 cucharadita de goma xantana (opcional)
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 50 ml de aceite
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1/4 cucharadita de merengue en polvo (opcional)
  • 200 g de queso gruyere
  • Aceite para manejar

Preparación:




Como usamos muchos tipos de harina diferentes, lo primero que haremos, será mezclarlas, junto con la levadura desmenuzada, la goma xantana, la yuca, el merengue en polvo y el bicarbonato.

Después, mezclamos todos los líquidos (agua, leche, miel, aceite y sal) y lo echamos en la cubeta de la panificadora (en mi caso la del lidl).




Añadimos las harinas y metemos en la panificadora.



Tranquilos, no me he olvidado del queso (que mi memoria aún funciona, no mucho, pero funciona). En este caso, no vamos a hornear en la panificadora, sino que lo único que haremos será la fermentación. Ya qué, para mí, es la manera más rápida y cómoda de que el pan sin gluten suba, si no tienes todo el día.

Encendemos nuestra máquina, y como ya hicimos en la "Rosca de pan rellena", al no hornearlo, ponemos el programa 6 (masa):
  • Precalentar: 10 minutos
  • Amasado 1: 12 minutos
  • Fermentación 1: 10 minutos
  • Amasado 2: 8 minutos
  • Fermentación 2: 25 minutos
  • Fermentación 3: 45 minutos


Cuando la maquina nos avisa (con ese inconfundible "pii-pii") de que el programa ha finalizado, ya tenemos la masa lista.

Muy bien. Pues ahora, un consejo:

"Suspira hondo, relajate y grita (sin pasarse, que nos conocemos)... ¡PACIENCIA VEN A MÍ!"




¿Por qué os digo esto? Muy sencillo. Supongo que todos ya conocéis lo maravillosas que son nuestras queridas masas. Pues bien, esta es el doble de maravillosa, así que si queréis que os quede, más o menos bien, hay que tener mucha no, ¡muchísima! paciencia.Y, como no, las manos, contra más aceite mejor.


Cuando la sacamos de la panificadora, con ayuda de una espátula untada en aceite de oliva, la echamos sobre una hoja de papel vegetal.

Ya véis que es bastante pringosa.
Muy bien. ¿Hasta aquí bien no? Al menos, eso espero.

Repito de nuevo, con mucha paciencia, y con ayuda de la espátula, vamos extendiendo la masa sobre el papel. (En este momento, es cuando decis: ¡jolín!, pues sí que tenía razón...)

Y ahora sí, cuando la tenemos bien extendida, echamos el queso gruyere.


Seguimos con la espátula, y ayudándonos con el papel (que iremos untando con "aceitico" rico), vamos integrando el queso en la masa.

Cuando lo tenemos todo bien integrado y repartido, (y sin acordaros mucho de mi familia... que las masa sean así no es mi culpa, en serio -carita triste-), con ayuda de la espátula y de las manos bien "pringás", iremos separando la masa dependiendo de cuantos panes o panecillos queramos.

Recomiendo que, cuando las separéis, las coloquéis ya donde las queráis poner, y les déis la formita, por no pringaros demasiado.


Bueno... ¡prueba superada! ¿no? Ya tenéis vuestro pan con gruyere, bueno vale, no está horneado, pero... ¿a qué ya no os vais a pingar más? ¿eh?

En fin, después de está gran batalla con nuestra masa (espero que hayáis vencido vosotros), dejaremos reposar 1 hora.


Pasado este tiempo, haremos las rajitas (si queremos) con ayuda de unas tijeras, y meteremos en el horno (FRÍO), que encenderemos a 50 ºC, durante unos 30-40 minutos.

Después, colocamos una badeja de horno debajo del pan, en la que echaremos 3 vasos de agua, y subimos la temperatura a 225 ºC. Dejaremos aproximadamente 1 hora o más, hasta que le demos por abajo golpecitos y se oiga hueco. (Puede que a veces huela a que se quema, pero es el queso de fuera, tranquilos).

En ese momento, sacamos del horno y dejamos enfriar en una rejilla.

¿Lo hueles?

¿Ya se te ha hecho la boca agua?

¡En serio! Está delicioso...

Espero que lo podáis probar en seguida, y que no dudéis en contarme cómo os ha ido. Me hace muchisima ilusión poder leeros en los comentarios, y conocer vuestras ideas y experiencias.

Bueno, y con esto acabo la fase panadera.

Pero tranquilos, que aún tengo muchisimas más recetas y proyectos que contaros.



Ahora, comenzaremos con la etapa de galletas y cookies. Pero esto no quiere decir que solo os ponga recetas de este tipo, es solo para organizarme y poder ir subiendo todas las recetas que tengo acumuladillas por allí, si no nunca las subo. Por lo que, aunque básicamente predominen las recetas de galletas, también subiré alguna otra.


Bueno y con esto creo que ya, que sino no acabo nunca.

Espero no tardar tanto para la próxima receta, y haber si me organizo un poco ya.

Así que... un beso muy fuerte a todos y hasta el próximo post.

¡Segid trabajando!

"Los amigos se convierten con frecuencia, en ladrones de nuestro tiempo" Platón